Veo las fotografías que he hecho hasta ahora y me hacen sentir que lo que somos y lo que sentimos y lo que nos va a ocurrir simplemente no tiene importancia»…»No puedo aceptar mis conclusiones, así que tengo que seguir más allá y profundizar en esta investigación fotográfica. Éste es mi proyecto. 

Garry Winogrand

 

Sinopsis:

Se considera aprendiz de fotógrafo desde que su Papá le regaló una cámara Werlisa club color el día de su primera comunión.

Durante toda su infancia trabaja en numerosas películas de super 8 de carácter familiar como ayudante de cámara de Evaristo Pimienta. También participa en su montaje.

Títulos como «La Abuela cumple 103 años» o «La Antilla 78, un verano para pescar» avalan su trabajo.

Se traslada a Madrid donde cursa estudios de fotografía básica, iluminación publicitaria y fotoperiodismo en el CEI (centro de estudios de la imagen).

Durante dos años es encargado supervisor del centro de revelado City Photo en el centro comercial Trocadero en Londres.

Regenta su propio negocio de reportajes de carácter social «B&W» en Oliva de la Frontera durante 7 años en dónde de una manera autodidacta comienza su introducción a la fotografía digital. 

Por motivos familiares regresa a Badajoz en donde pasa a supervisar tres establecimientos fotográficos de la franquicia fotográfica Plató.

En una vuelca de tuerca pasa a encargarse

 

 

 

del área de fotografía publicitaria de la agencia On durante 3 años dónde acabará desarrollando también tareas de director creativo.

Ficha por la Agencia de publicidad Achili en donde solamente milita 1 año.

En la actualidad trabaja como frelance publicando regurlamente en el diario Hoy del grupo de comunicación Vocento abordando también proyectos de carácter personal.

Ha cursado seminarios y talleres con fotografos de la talla de Anders Petersen, Michael Ackerman, Alberto García Alix y Ricky Dávila, entre otros.

En la actualidad también imparte talleres sobre el proceso creativo  de su fotolibro Sizigia

«Pero los hilos de la Virgen se llaman también babas del diablo, y Michel tuvo que aguantar minuciosas imprecaciones, oírse llamar entrometido e imbécil, mientras se esmeraba deliberadamente en sonreir y declinar, con simples movimientos de cabeza, tanto envío barato.» Las babas del diablo. (Julio Cortázar)

¡Que grite cada hombre!

Tengo un ojo de plata y otro de plomo 

 y grito libertad…bang bang…!

Busco la esencia para no quedarme sin cena

En impulso vibrante para crucificar el tedio

Ni a favor ni en contra pero en contradicción

Porque la perfección aburre.

Nada es bello ni caótico por decreto

Hablo todo el tiempo de mi

Necesitado de independencia y de desconfianza

Con derecho a proclamar sin convencer.

He conocido el escalofrío y el despertar

Asentado en la fuerza del desorden

confirmado en la negación.

Relámpago o vértigo

A propósito o por casualidad

En burla constante de uno mismo

Para la satisfacción de la curiosidad enfermiza

En bumbúm personal sin armonía precisa

Aliado de la subjetividad, adicto al microcosmos

Río y lloro en público y en privado

La lógica me complica, la moral me atrofia

Siempre tenso a la vida y a la memoria de mis fracasos

Guardián a la espera de obras fuertes y precisas

Incomprendidas para siempre.

Busco veneno al 99,44%

Y renacer otra vez con los ojos cerrados

Suelo dormir en el filo de la navaja

Y quise adiestrar pulgas en un circo

Pero a Papá no le pareció buena idea.

Me gusta mear en la calle como en un cartucho

Para poder ser golpeado y detenido, para golpear

No puedo permitirme tener éxito y…

Aúllo, aúllo, aúllo, aúllo…repítase 30 veces o más.

Dime Cosas